Mis emprendimientos fallidos: lecciones valiosas en mi búsqueda del éxito (el cual aún no ha llegado)

Los emprendimientos son una parte fundamental del mundo de los negocios y la economía. Seguro que has oído hablar de historias súper inspiradoras de emprendedores que la rompen con sus negocios exitosos. Pero, ojo, también existe el lado oscuro: los proyectos que se quedan en el camino.

Mucha gente te hablará de los fracasos cuando ya están en la cima del éxito, pero esta vez yo les quiero contar de mi experiencia estando completamente en la época en donde las cosas no se ven tan bien y aún no he llegado a alcanzar el mío.

Durante años, me aventuré en un montón de ideas emprendedoras y créeme, aprendí un montón de lecciones valiosas de todas ellas:

1.Partí con la clásica idea de traer ropa de EEUU y venderla acá (HyM, Forever21 entre otros). Con la ayuda de mi papá lo logré hacer, pero claramente la motivación duro un par de semanas y luego lo que no se vendió quedó guardado en una maleta por un par de meses (varios diría yo) hasta ser regalados.

2. Después vi en pinterest una idea que me encantó y que creí que en Chile se iba a necesitar mucho. Un mural con distintas diviciones para poder organizar cosas en la pieza. Todo lo organizé con mi mamá, fuimos a comprar las maderas, telas y mandamos a hacer unas mini pizarras. Lo que nunca tomé en cuenta era el peso de las maderas y el trabajo que iba a tomar hacer cada uno de ellos. Como prueba le hice uno a mi hermana y quedo bastante bueno, pero por el peso claramente no era algo fácil de vender. Hasta hoy en día siguen algunos materiales en la bodega, las pizarras las regalamos.

3. Mi tercera idea empezó por mi amor por las cámaras análogas, por lo que traje varias de EEUU que pensé que serían un éxito pero tras vender un par y que nadie más quisiera, guardé las demás y ahora las tengo como decoración en una repisa.

4. Luego de varios intentos, me metí en el mundo de los matrimonios y empecé con una idea que creía que iba a ser todo un éxito. Caricaturas sin la cabeza en donde la gente se podía sacar fotos, meterse en un personaje y recordar ese momento en la niñez en donde a uno le encantaba hacer eso. Tu cara se llamó esta idea, la cual se llevó a cabo pero al igual que en mi primer emprendimiento la madera de la base quedó muy pesada y las caricaturas no quedaron a la misma escala por lo que se veía deforme. Tuve un par de matrimonios pero no era algo de lo que estuviera orgullosa por que no quedó bien. Aún tengo los novios y sus amigos en mi bodega

5. Ya después de haber pasado varios desafíos , finalmente me atreví a hacer mis propias clases de baile. Uff que fue difícil atreverme a hacer eso, ya que era exponerme completamente y ver que pasaba. La verdad fue una experiencia increible, pero no fui perseverante con respecto a la idea, me asustaba mucho el hecho de que nadie fuera y por eso no funcionó.

5. Vender los productos de skincare fue una de las ideas que me sedujo después de llegar de australia, invertí y empecé bastante estusiasmanda con la idea. Pasado un mes luego de vender algunas cosas, me di cuenta de que no era lo mio y lo dejé (quedándome con algunos productos aún en la bodega).

6. Mi última idea y ha sido en la que más he puesto esfuerzo, recursos económicos y emocionales, es mi juego para despedidas de solteras y a la vez un juego sexual para parejas. Pásalo pal´pico fue una idea que empezó en pandemia y se fue desarrollando poco a poco con la idea de producir en chile. Luego de un año de producción, malos ratos con malos proveedores, se logró producir quedando un producto muy rico. Lamentablemente al hacerlo en Chile y con pocas unidades, este producto quedó más caro de lo pensado y por ende difícil de vender. Los malos ratos del proceso de producción ensuciaron el producto y eso fue desmotivando la idea y las ganas que tenía por el proyecto. Al empezar a venderlo, me di cuenta de lo anterior y que tenía que dedicarle más tiempo del que tenía para poder armar cada juego y venderlo. Al mismo tiempo estaba sacando adelante mi propio negocio el cual sigo con el (creo que es lo único que ha perdurado en el tiempo) por lo que vendí varios juegos a precio costo y aún tengo algunos en la bodega.

8. Quizás entremedio hay un par de cosas más que hice pero no llegaron a estar registradas en mi lista de fracasos.

Como ves, he tenido un montón de ideas, pero no siempre he tenido la preparación, la motivación o la estrategia adecuada para que funcionen. Incluso la mejor idea necesita una ejecución adecuada, y en mis primeros proyectos, a veces, el material o la prisa me jugaron en contra. La ansiedad de querer resultados rápidos fue mi mayor enemiga en el mundo emprendedor, porque una idea genial mal ejecutada solo puede terminar en fracaso.

La pasión es clave para mantener la motivación y la perseverancia en el largo camino hacia el éxito. En este camino, encontrarás personas que te animarán y otras que te dirán cosas negativas, pero aprender a escuchar las críticas y los consejos es fundamental.

Si eres como yo, un alma emprendedora que ama dar vida a ideas locas, te animo a mantener la perseverancia y la confianza en ti mismo. Aunque las cosas no siempre salgan como esperas, levantarte y seguir adelante marca la diferencia y te prepara para alcanzar la cima.

En mi caso hoy me encuentro en mi camino, el cual espero que me esté llevando a lograr mi éxito, en donde me encuentro involucrada en dos proyectos importantes para mí.

Viendo hacia atrás, me he dado cuenta que estos éxitos parciales son mi fuente de energía para seguir soñando, apostando por mis ideas y es lo que voy a seguir haciendo hasta alcanzar mi éxito.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.